MANTENER AL EJÉRCITO ESPAÑOL CUESTA 17.000 MILLONES DE EUROS AL AÑO.

La aparición del libro El lobby de la industria militar española. Adónde van nuestros impuestos, de Pere Ortega, publicado por editorial Icaria, es una buena noticia, pues viene a esclarecer las interioridades del militarismo en España, uno de esos espacios opacos donde se mueve mucho dinero público.
La aparición del libro “El lobby de la industria militar española. Adónde van nuestros impuestos”, de Pere Ortega, publicado por editorial Icaria, es una buena noticia, pues viene a esclarecer las interioridades del militarismo en España, uno de esos espacios opacos donde se mueve mucho dinero público.

PERE ORTEGA, AUTOR DEL LIBRO “EL LOBBY DE LA INDUSTRIA MILITAR ESPAÑOLA. ADÓNDE VAN NUESTROS IMPUESTOS”, DENUNCIA LOS “AGUJEROS NEGROS” Y EL COSTE REAL DE LAS FUERZAS ARMADAS ESPAÑOLAS QUE HAN SUMIDO AL ESTADO EN UNA DEUDA PERPETUA.

Con la denominación de lobby militar-industrial nos referimos al conjunto de organizaciones que rodean el militarismo entendido como la influencia de lo militar sobre lo político, es decir: las industrias de armas; los accionistas; las corporaciones financieras con fuertes intereses en ellas; los políticos que defienden esos intereses y que a su vez se encuentran vinculados a las industrias de guerra; los altos mandos de las fuerzas armadas, muchos de los cuales también tienen estrechos vínculos con las empresas de armas; las empresas de insumos y servicios que suministran a las fuerzas armadas; y, finalmente, los organismos multilaterales militares donde también confluyen los intereses de todas las organizaciones anteriormente detalladas. Todos ellos son los beneficiarios directos de la inercia política que invade los países del mundo industrializado en favor de mantener un importante gasto militar para favorecer sus intereses particulares.

En el Estado español también tenemos presente este lobby militar industrial que ejerce esa presión sobre las decisiones de los políticos que gobiernan. Una buena prueba de ello es ver cómo las empresas militares se interesan por fichar como ejecutivos a políticos que han estado ligados al Ministerio de Defensa o a militares de alto rango de las fuerzas armadas. Esto es un hecho común en muchos países debido a los beneficios que obtendrán sus empresas de un personal con relaciones, conocimientos e información privilegiada sobre las políticas militares. En ese sentido España tampoco es diferente y en los últimos años se han prodigado los militares o políticos que dejado el servicio activo pasan a incorporarse como ejecutivos en empresas militares en eso que hemos venido en llamar puertas giratorias.

“El gasto militar ha sido una de las causas de la crisis”. Así lo cree el presidente del Centre Delàs d’Estudis per la Pau, Pere Ortega, quien este jueves ha presentado en Madrid ‘El lobby de la industria militar española. Adónde van nuestros impuestos‘ (Icaria), un “libro militante” en el que describe cómo los grupos de presión ejercen su influencia sobre los Gobiernos. “La burbuja armamentística ha corrido pareja a la inmobiliaria”, añade el investigador catalán, quien sostiene que “mantener al Ejército cuesta a los españoles 17.000 millones de euros al año“.

No se refiere al presupuesto de Defensa, sino al “coste real” de las Fuerzas Armadas, cuyos gastos “están repartidos entre varios ministerios”. También estarían incluidos los de la Guardia Civil, aclara Ortega al tiempo que apunta hacia los “agujeros negros” de un “sector desconocido” que “tiene sumido al Estado en una deuda perpetua” y que “impide que se cumpla el objetivo de déficit comprometido con la Unión Europea”.

El activista por la paz y el desarme explicó durante el acto, que tuvo lugar en la librería Traficantes de Sueños, que tras la entrada en la OTAN el Gobierno español puso en marcha los Programas Especiales de Armamentos (PEAS), cuya deuda acumulada es de unos 30.000 millones de euros. El coste inicial de estos contratos de larga duración para la compra de armamento fue de 20.000 euros, que ascendió hasta los 40.000 con el paso del tiempo y los intereses, afirma Ortega. De este modo, La enorme crisis por la que atraviesa la sociedad española, viene en buena parte producida por una “burbuja armamentista” que se ha ido gestando por la mala gestión de los diferentes gobiernos respecto a las adquisiciones de los denominados Programas Especiales de Armamentos (PEAS).

El libro se centra en las adquisiciones de armamento del Ministerio de Defensa, unas compras no exentas de tratos de favor, comisiones y otras perversiones que inducen a pensar en prácticas corruptas.
El libro se centra en las adquisiciones de armamento del Ministerio de Defensa, unas compras no exentas de tratos de favor, comisiones y otras perversiones que inducen a pensar en prácticas corruptas.

Estos PEAS se iniciaron a mediados de los años 1990 con una duración, según los casos, de 15 y 30 años y que en su día tenían unos costes iniciales de 20.000 millones de euros. Para no incrementar en demasía el presupuesto de Defensa, se diseñó un jeroglífico contable, el Ministerio de Industria avanzaba créditos a las empresas militares para realizar esos PEAS a cero interés (los cazas EF-2000, los helicópteros Tigre y NH-90, los misiles de esos aparatos, los blindados Leopardo y Pizarro, fragatas F-100 y diferentes buques de guerra). A través de los PEAS, el Ministerio de Industria otorga a empresas créditos a interés cero para financiar proyectos militares, escudándose en numerosas ocasiones en la I+D. A día de hoy no se han retornado los 16.000 M€ en créditos concedidos, y el Ministerio de Defensa no sabe cómo solucionar el pago de esas armas a las industrias. Una ingeniería financiera que ha acarreado un grave problema de endeudamiento en las cuentas públicas, pues en el transcurso de los años esos créditos más los compromisos con las industrias han acumulado una deuda de 32.000 millones que hoy Defensa no sabe cómo afrontar sin aumentar considerablemente el presupuesto. Burbuja de armamentos que contribuye de manera especial al enorme gasto militar de España, al endeudamiento y al déficit público. Un enorme desaguisado que el actual Gobierno no sabe cómo resolver y que es una hipoteca para el conjunto de la sociedad española.

“Ahora defensa ha propuesto que se condonen 15.000 millones”, explica el presidente del Centre Delàs d’Estudis per la Pau, que se pregunta a quién beneficia todo esto. “Al lobby militar industrial”, responde, “formado por accionistas de las empresas, militares y políticos que condicionan la política del Estado hacia el belicismo”.

Y apunta hacia el ministro de Defensa, Pedro Morenés; hacia el secretario de Estado, Pedro Argüelles; y hacia el oligopolio de las empresas Indra, Navantia, Airbus Military y General Dynamics (la antigua Santa Bárbara). “Es una industria que no tiene control de costes, porque son empresas sin mercado ni competencia, pues las compras las realiza únicamente el Estado”, asegura Ortega, quien denuncia la puerta giratoria entre la política (o el Ejército) y la empresa. “Ahí están Julián García Vargas, Eduardo Serra o Antonio Hernández Mancha, así como algunos mandos militares que no resultan conocidos”.

Finalmente, Ortega explicó que el armamento del Ejército español “estratégicamente no es eficiente para la defensa del país, no tendrá utilidad en el futuro ni tampoco será usado en ninguna misión, pues al extranjero porta material ligero”. La excusa desde dentro, asegura, es la amenaza exterior. “Argumentan que las armas son disuasorias, pero la pregunta es dónde están los peligros”. De principio a fin, “un fraude”, subraya el investigador, quien aboga por reducir las Fuerzas Armadas de 124.000 a 30.000 efectivos. “Los que sobran”, concluye, “están en los cuarteles sin hacer gran cosa”.

FUENTES:

http://www.publico.es/politica/mantener-al-ejercito-cuesta-espanoles.html

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?El-lobby-de-la-industria-militar

http://www.lasexta.com/programas/salvados/noticias/ministerio-adeuda-industrias-militares-32000-millones-euros_2012093000073.html

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s